Morir, no es acabar!

“Y más que un mundo, más! Cuando se muere/ En brazo de la patria agradecida, /La muerte acaba, la prisión se rompe; /¡Empieza, al fin, con el morir, la vida!”

“Elegía a mis hermanos muertos”, 27 de noviembre, Madrid 1872.