“El encuentro”

(…)Nos vamos a un cuarto a hablar. No puedo desenredarle a Maceo la conversación. (…)Comprendo que he de sacudir el cargo, con que se me intenta marcar de defensor ciudadanesco de las trabas hostiles al movimiento militar.