Plenitud

Sólo la luz es comparable a mi felicidad.

Carta a Carmen Miyares y sus hijos, 10 de abril de 1895.